Signos del Zodiaco

Temperamento y zodiaco

temperamento-y-zodiaco-2.thumbnail

 A veces nos podemos sorprender por lo diferentes que llegamos a ser. Algunos lo alegan a ese famoso temperamento, a la personalidad o al carácter, pero también este aspecto viene marcado por la astrología.

Dependiendo de nuestro signo del zodiaco nos vamos a ver con una personalidad u otra. La clasificación es clara y eso influye de manera evidente en la forma de ver el mundo que cada uno tenemos.

Los signos cardinales serían Aries, Cancer, Capricornio y Libra. Eso significa que son signos fijos, como los cuatro puntos de la brújula. Por eso suele tratarse de personas que emprenden nuevos caminos y formas de ver la vida.

Igualmente se muestran animados a llevar a cabo trabajos pioneros y constructivos. Son también muy arriesgados y nunca le temen a lo desconocido. A veces caen en el peligro de sobreestimar sus fuerzas en demasía y se ven, sin quererlo, en problemas.

También muestran un carácter muy ambicioso, no hablamos de avaricia, sino de un deseo interior que les lleva a querer conocerlo todo sobre un tema. Por ejemplo, si les gusta el cine quieren verlo todo de un determinado director, conocerlo todo, comprarlo todo.

Lo que mejor les define es que siempre escogen a la perfección el momento ideal para actuar. Pocas veces se equivocan y por eso son grandes consejeros para sus amigos. Proseguiremos con el comentario de estos signos en posts venideros.

Proseguimos con el comentario de los distintos signos del zodiaco dependiendo de su carácter astrológico. Conocer el temperamento de estas personas es nuestro reto en el post que ahora comienza.

Hoy es el turno de los signos fijos (Escorpio, Leo, Acuario y Tauro). Eso quiere decir que estos son los cuatro elementos que rigen el resto de personalidades. De una forma o de otra son los más inmovilistas.

Son personas que suelen pensar mucho en el futuro, es más, podríamos decir que no suelen disfrutar mucho de la vida, siempre pensando en el futuro y en lo que pasará en unos años.

También minimizan este pensamiento y eso provoca que antes de hacer algo siempre piensen en las consecuencias de sus actos. En su vida tienen que sortear muchas dificultades, de ahí que eso les lleve a ser perseverantes en lograr sus metas personales. Cualquier cosa les cuesta mucho conseguirla pero disfrutan mucho más de lo obtenido.

Como tienen una meta concreta que quieren conseguir a toda costa se enfrentan a otro problema importante. El mínimo cambio en la trayectoria, que ellos lo conciben como un obstáculo para conseguir sus planes, les hace perder los estribos y sentirse inseguros.

Les resulta mucho más fácil trabajar de forma mecánica antes que en trabajos cambiantes que exijan un esfuerzo intelectual demasiado elevado. Necesitan cogerle el truco al trabajo para poder relajarse o pensar en sus propias cosas.

De carácter fuerte son difíciles de llevar y es complicado manejarles. Paciencia si te toca lidiar con nosotros.

 

Terminanos ya este mini serie dedicada al estudio del temperamento y su relación con los signos del zodiaco. En esta ocasión analizaremos los signos mutables o variables.

Concretamente hablamos de Géminis, Piscis, Virgo y Sagitario. Debido al tipo de vida que llevan tienen que ir amoldándose a los distintos cambios que sufren a lo largo de su devenir cotidiano.

Pero su capacidad de adaptación es mayor que la del resto de los signos. Pueden estar pasando por grandes calamidades y tener una sonrisa. Normalmente odian los trabajos mecánicos, por eso siempre observarás que sus trabajos ofrecen algo distinto cada día.

Así pues pueden estar atendiendo al público, ser comerciales, enfermeros, médicos o profesiones que tienen un gran porcentaje de cambio diario. Eso sí, a veces emprenden viajes que nunca terminan.

Por qué, muy sencillo, el nerviosismo es la marca de la casa. Quieren resultados cuanto antes y odian estar esperando a ver qué pasa. Pero esa actividad extra les hace ser mejores y más hábiles a la hora de enfrentarse a la vida.

El resto de signos les puede considerar inmaduros o poco apropiados para la batalla diaria, en el fondo quieren sentirse vivos haciendo lo que sea. Eso es digno de alabar.