Horóscopo

Horóscopo Octubre 2012

EL MES:
Saturno y Libra se disputan este mes. Una cierta melancolía que nos lleva a un deseo de equilibrio, de resanar viejas heridas, de poner la casa en orden. Atiende ese llamado

ARIES (21 de Marzo – 20 de Abril)
Es vital que se pongan al día los deberes, o al final de mes sufriremos con los ingresos, y sabes que eso no puede ocurrir

TAURO (21 de Abril – el 21 de Mayo)
Hay que hablar claro sobre esa deuda, o llegaremos al punto de pagar por algo de lo que no somos responsables

GÉMINIS (21 de mayo – 21 de junio)
Es necesario que nuestras partes discordantes lleguen a un acuerdo en esta y todas las materias, o no habrá avance posible

CÁNCER (21 de junio – 22 de julio)
Hay que ser discreto, y sobre todo serlo sobre nosotros mismos, o no podremos tener voz y voto en las cuestiones importantes

LEO (23 de julio – 22 de agosto)
Haces mal en dejar en manos de terceros aquello que sabes de tu pura responsabilidad. No dejes que la maquinaria naufrague

VIRGO (23 de agosto – 22 de septiembre)
No es de las mejores ideas lanzarse a saltar sin red de protección. Te juegas mucho, y eso es algo que no te puedes permitir

LIBRA (23 de septiembre – 22 de octubre)
Hay que saber hasta donde podemos llegar con esta apuesta, y sabes bien que no es muy lejos. Hay que dejarse de sobreentendidos

ESCORPIÓN  (23 de octubre – 22 de noviembre)
¿Quién define hasta dónde puedes llegar y cuándo debes hacerlo? Nadie más que tú, nadie por encima de ti mismo

SAGITARIO  (23 de noviembre – 21 de diciembre)
Hay que dejar que quienes no toleran nuestra paciencia pasen de largo, y hagan su jugada. No es buena idea enfrentarse a ello

CAPRICORNIO (22 de diciembre – 19 de enero)
Lo mejor que puedes hacer es olvidarte de esas ideas sobre el cambio que en realidad no deseas, pero al que te impulsan

ACUARIO (20 de enero – 18 de febrero)
Quien habla en voz muy alta, y grita, quiere callarte con su ruido, pero tu debes prevalecer hablando e voz baja

PISCIS  (21 de febrero – 21 de marzo)
No dejemos más asuntos pendientes, o la torre va a venirse abajo. En ella no se puede atar nada más con alfileres