Signos del Zodiaco

Los elementos en el horóscopo: los signos de Agua

El Agua, para Aristóteles, era el elemento más importante. Amoldable e invencible: llena todos los espacios y vence toda resistencia. Una metáfora que se aplica perfectamente a los signos permeados por este elementos: Cáncer, Escorpión y Piscis. Los signos de Agua.

Los signos de Agua se debaten entre lo activo y lo pasivo. Sus personalidades se encuentran entre las más contradictorias del horóscopo, y es que, como el agua, pueden tomar una forma distinta según la situación: pueden ser leves y despreocupados, o adaptarse a lo que venga, sea pobreza o mala suerte; o pueden volverse inflexible, tercos, inamovibles. Son seres de doble faz, de una manera en la intimidad, y de otra (a veces opuesta) en la vida pública.

El Agua en Cáncer es un principio pasivo. El Agua estancada, los charcos de la resaca. Lo que señala la capacidad de los cancerianos de adaptarse a dificultades y vivir sin riquezas. También, sin embargo, es síntoma de cierta conformidad.

El Agua en Escorpión es mutable. A veces, van con el flujo de las cosas, y en otras, se oponen a ellas sin cuartel. Algo que señala su naturaleza autoritaria, pero también su capacidad de ser fieles en el amor, la lucha cotidiana y la profesión.

El Agua en Piscis es un todo un elemento y un síntoma: señala su naturaleza dual. Su vivir siempre entre el sueño y la fantasía, y afrontar la vida entre un sí y un no, sin tomar nunca un partido definido. Soñadores e idealistas, pero rara vez realmente comprometidos.

Imagen | Tarot Gratis