Horóscopo

Horóscopo semanal del 3 al 9 de octubre de 2011

LA SEMANA:
Marte y Júpiter nos alertan sobre las promesas hechas en el aire. No te creas nada que esté asentado en un documento y con algún tipo de aval verdadero

ARIES (21 de Marzo – 20 de Abril)
En la casa se respiran dificultades. No dejes que el agua te llegue al cuello. Atiende los reclamos

TAURO (21 de Abril – el 21 de Mayo)
Tienes un aliado invencible que te da la razón: el amor que sienten por ti. No derroches ese capital tan valioso con palabras vanas

GÉMINIS (21 de mayo – 21 de junio)
No esperes que se ponga de tu parte quien ha demostrado dese ha tiempo mucha animadversión en tu contra. Usa la lógica

CÁNCER (21 de junio – 22 de julio)
Los secretos presionan desde el fondo de tu corazón. Y amenazan con salir. ¿Cómo piensan enfrentarlos? No hay nada como la verdad

LEO (23 de julio – 22 de agosto)
Hay que dejar de lado esa necedad que no te ayuda en nada, y tienes que aprender a escuchar lo que otros tienen para decir

VIRGO (23 de agosto – 22 de septiembre)
Esperas un descubrimiento que, en honor a la verdad, sólo tú puedes descubrir, pues se trata de echar fuera lo que llevas dentro, encerrado

LIBRA (23 de septiembre – 22 de octubre)
Te sientes en una encrucijada, pero no estás en ella: hay muchas salidas, pero en tu desesperación no quieres verlas

ESCORPIÓN  (23 de octubre – 22 de noviembre)
Cuidado co dejar que el pasado no nos diga lo que ha venido a trasmitirnos. Puede ser e la forma de un viejo amigo. Hay que escuchar

SAGITARIO  (23 de noviembre – 21 de diciembre)
Dudas en aceptar esa invitación, pero sabes muy bien lo que deseas en el fondo. Hay que escuchar al corazón, y a nadie más

CAPRICORNIO (22 de diciembre – 19 de enero)
Toda prueba es un reto, todo lo que no nos aniquila, puede fortalecernos. Es tiempo de acudir a ese llamado

ACUARIO (20 de enero – 18 de febrero)
hya que aceptar esa invitación, y dejarse llevar hacia los nuevos mundos que se pueden abrir para nosotros. generosamente

PISCIS  (21 de febrero – 21 de marzo)
Nunca midas tis propios méritos comparando los tuyos con lo de los demás: cada cual crece a su modo y en su momento