Horóscopo

Horóscopo semanal: 1 al 7 de octubre

LA SEMANA:
Mercurio marca el inicio de cosas auténticas. Es hora de abrirse, de buscar los espacios en donde lo verdadero se ofrece a quien está dispuesto a tomarlo.

ARIES (21 de Marzo – 20 de Abril)
No dejemos que las aguas nos lleguen al cuello antes de hacer lo que sabemos necesario. Hay que avanzar antes de la tormenta

TAURO (21 de Abril – el 21 de Mayo)
No dejes en manos de terceros lo que sabes tu responsabilidad y sólo tu responsabilidad. Hay que dar ese paso en firme

GÉMINIS (21 de mayo – 21 de junio)
Abre los ojos ante lo que resulta evidente, y aprende que no siempre se puede confiar en quien no nos abre su corazón

CÁNCER (21 de junio – 22 de julio)
No pongas delante de las razones a los pretextos. Analiza en donde has fallado, y haz las correcciones pertinentes de una vez

LEO (23 de julio – 22 de agosto)
Haces mal en dejar en manos de terceros aquello que sabes de tu pura responsabilidad. No dejes que la maquinaria naufrague

VIRGO (23 de agosto – 22 de septiembre)
Hay que hablar sólo si se nos concede la palabra, en especial en el trabajo. Recuerda lo que dicen: por su boca muere el pez

LIBRA (23 de septiembre – 22 de octubre)
Enfrenta a quien creas necesario, Hay que atravesar por ese campo minado con los pies firmes y los ojos bien abiertos

ESCORPIÓN  (23 de octubre – 22 de noviembre)
Abre el camino para que entre el aire, y los ojos para que se haga la luz. Todo el cambio (lo sabes) sólo depende de ti

SAGITARIO  (23 de noviembre – 21 de diciembre)
Hay que crear los espacios necesarios para que la vida sea más satisfactoria, más sana, y verdadera. Sólo hay que desearlo

CAPRICORNIO (22 de diciembre – 19 de enero)
Tienes que ser quien lleve la batuta, pues de otra manera sólo seguirás viviendo en la mentira y en la apatía de los demás

ACUARIO (20 de enero – 18 de febrero)
No dejes que se abran brechas entre tú y los que amas. Hay que cerrar los espacios que reclaman los puentes

PISCIS  (21 de febrero – 21 de marzo)
Si el cambio debe generarse, debe ser a partir de ti mismo, y de nadie más. Hay que dar los pasos que suban la cuesta