Horóscopo

Horóscopo miércoles 9 de enero 2013

Girl smelling camomile isolated on white

​El día:

Las ideas sólo tiene sentido cuando conocen la concreción, cuando son llevadas al terreno de la realidad. No renuncies a cumplir tus sueños.

No olvides consultar tu horóscopo de enero del 2013.

ARIES (21 de Marzo – 20 de Abril)

Hay que esmerarse en dar la imagen de lo que somos, no la de lo que los demás creen que deberíamos ser.

TAURO (21 de Abril – el 21 de Mayo)

No hay que dejar que las habladurías nos hagan caer en un terreno espinoso. Hay que revelar quién somos.

GÉMINIS (21 de mayo – 21 de junio)

Es uno de esos días en los que las fuerzas nos fallan, pero todo debería llegar a un buen término si nos sobreponemos.

CÁNCER (21 de junio – 22 de julio)

Tienes que dejar claro que no siempre se puede hacer lo que otros nos han impuesto con alegría. Es válida la queja.

LEO (23 de julio – 22 de agosto)

Tienes que ser la persona que estás llamada a ser, y no la que se oculta cuando los problema no paran de arreciar.

VIRGO (23 de agosto – 22 de septiembre)

Te piden que vayas por delante de un equipo que no sabes si va a responder como toca. Mejor decir que no.

LIBRA (23 de septiembre – 22 de octubre)

Hay que sacar fuerzas de los sitios en los que creemos que ya no existen, y mirar en derredor antes del asalto final.

ESCORPIÓN (23 de octubre – 22 de noviembre)

Es hora de escrutar dentro de nosotros mismos, y reconocer que no siempre es fácil decir lo que sentimos en realidad.

SAGITARIO (23 de noviembre – 21 de diciembre)

Esa persona no debe entrar en las zonas en las que sólo es tu derecho estar. Hay que cerrar las fronteras.

CAPRICORNIO (22 de diciembre – 19 de enero)

Es una buena estrella la que hoy asoma. Hay que saber responder a sus designios, a la ventura que nos señala.

ACUARIO (20 de enero – 18 de febrero)

La luz que reposa en el fondo de ti mismo sólo puede brillar si de verdad crees en ella. No te desestimes de esa manera.

PISCIS  (21 de febrero – 21 de marzo)

No vayas con ese desánimo a una zona en la que sólo debería regir la fiesta. No hay que permitirse esa tristeza