Horóscopo

Horóscopo del Día de Reyes

Horóscopo del Día de Reyes

Júpiter se mueve hacia Aries, y eso es un llamado a cumplir con las obligaciones. No hay que dejar pasar esta fecha sin honrar el nacimiento de la esperanza.

Consulta tu horóscopo para enero del 2013.

ARIES (21 de Marzo – 20 de Abril)

Es una buena fecha para poner sobre la mesa las cuestiones que has pasado por alto, y hacer lo que es obligado.

TAURO (21 de Abril – el 21 de Mayo)

Nada se pierde con intentar lo que hasta ahora nos ha parecido imposible. Nadie te lo va a echar en cara. Haz tu lista de deseos, y ve a por ellos.

GÉMINIS (21 de mayo – 21 de junio)

Tienes que dar la mejor de las impresiones, pues de otro modo te juegas aquello que puede llegar de esas persona.

CÁNCER (21 de junio – 22 de julio)

Nada se puede esperar de quien te ha defraudado tantas veces. Si vuele a engañarte, la culpa será sólo tuya.

LEO (23 de julio – 22 de agosto)

Cuando hay que rendir cuentas. Eres la persona indicada, pero no seas quien va ciegamente a una condena.

VIRGO (23 de agosto – 22 de septiembre)

Hay que esmerarse en las tareas que se nos han encomendado, pues no lo sabemos, pero se trata de una prueba.

LIBRA (23 de septiembre – 22 de octubre)

En el dulce cumplimiento del amor hay cosas que no se pueden escamotear. Si te das, te das, si no, no tiene sentido.

ESCORPIÓN (23 de octubre – 22 de noviembre)

A la hora en que todos callan: ese es el momento en que debemos oponer la mayor resistencia a lo que se deja de hacer.

SAGITARIO (23 de noviembre – 21 de diciembre)

Tienes un deber contigo mismo, y no es el más dulce: tienes que reconocer las veces que te has equivocado, y en donde.

CAPRICORNIO (22 de diciembre – 19 de enero)

Nada se puede llevar por delante sin el concierto de otras voluntades. Es mejor que pidas esa ayuda que necesitas.

ACUARIO (20 de enero – 18 de febrero)

Hay que ver por debajo de la superficie, pues no siempre nos acompaña la fortuna cuando le damos la espalda al deber.

PISCIS  (21 de febrero – 21 de marzo)

Es la hora en que todo se decide, pero no hay que ir a ella con miedo, sino con la f de que podremos, y lo haremos.