Horóscopo

Horóscopo del 24 al 30 de abril de 2012

LA SEMANA:
Mercurio se encuentra con Urano, y eso nos otorga una gran capacidad resolutiva. Hay que avanzar en todas las decisiones que tenemos pendientes. Es necesario dar esos pasos

ARIES (21 de Marzo – 20 de Abril)
No hay que dejar que ni un día, ni una hora, ni un minuto se pierdan. Hay que entregarse a fondo en el cumplimiento del propio destino

TAURO (21 de Abril – el 21 de Mayo)
No hay que temer a los retos que se colocan delante de nosotros, pues todo va a alcanzar su máximo cumplimiento si nis ponemos en ello ahora, y no después

GÉMINIS (21 de mayo – 21 de junio)
Ante todo, que no nos falte entereza alguna para dar respuesta a todas las interrogantes que han quedado abiertas. Es hora de saber

CÁNCER (21 de junio – 22 de julio)
Lo mejor de ti sólo espera a salir. Todo lo que tienes que hacer es que la intención y la voluntad tengan ese encuentro pendiente

LEO (23 de julio – 22 de agosto)
Es ahora cuando lo mejor de ti alcanza su mejor capacidad de crear cambios. Sólo tienes que abrir los ojos y actuar

VIRGO (23 de agosto – 22 de septiembre)
Es hora de que la voluntad de actuar deje de estar supeditada a tu pereza. No hay cambio real que se genere si sólo sueñas

LIBRA (23 de septiembre – 22 de octubre)
No hay que echar en saco roto aquello que nos han descubierto sobre nosotros mismos. Es hora de verse al espejo

ESCORPIÓN  (23 de octubre – 22 de noviembre)
Recibe de buen grado estas sorpresas, pues van a cambiar de forma positiva cuanto te rodea y angustia

SAGITARIO  (23 de noviembre – 21 de diciembre)
Hay que contagiar a todas con esta alegría que toma tu cuerpo y te pides a gritos que tomes el camino que negaste

CAPRICORNIO (22 de diciembre – 19 de enero)
Es tonto guardarse lo que sientes cuando no hay nada más que puede cambiar las cosas en tu beneficio. Habla

ACUARIO (20 de enero – 18 de febrero)
Tu propia creatividad va a ser ese cambio que tanto necesitas, sólo pon fe en aquello que nace de ti

PISCIS  (21 de febrero – 21 de marzo)
Es justo entregar un poco de lo que se nos ha entregado. No dudes que tu horas más alta está por llegar