Signos del Zodiaco

Cómo planificar tu vida con la astrología

Cómo planificar tu vida con la astrología

Se crea o no en la astrología, es un hecho que cada uno de nosotros posee un potencial, y es nuestro deber desarrollarlo en pleno. Una de las ideas centrales de las astrología, es que ese potencial no conoce límites, y que los astros nos dan una guía para siempre estar un paso por delante de nosotros mismos.

En ese aspecto, la astrología es como la autogestión, que busca no solo potencias la priductividad dentro de una organización, sino además lograrlo en un ambiente sustentable, logrando que la empresa logre crecer y evolucionar en el tiempo. Así como un buen management busca producir más en menos tiempo, y que esa ecuación permanezca en el tiempo sin un desgaste negativo de los procesos, la astrología quiere que cada individuo expanda su conciencia, intelecto y cuerpo en que logre su máximo brillo.

¿Cómo podemos expandir ese potencial? Con el uso de la información que nos proporciona la astrología, que pronóstica las tendencias para diferentes épocas.

Como la rama del autoconocimiento que es, la astrología nos permite explorar nuestro presente y proyectarnos al futuro, con un gran nivel de certeza. Una exploración que nos permite, si la realizamos adecuadamente, planificar venturosamente nuestras vidas.

La astrología es la suma de las tendencias que nos indican lo que podría ocurrir en ciertos momentos, y la forma en que podemos equilibrar los eventos para que ocurran en nuestro favor. Las influencias planetarias indican las relaciones entre el espacio y el tiempo, y la forma en que cada individuo se verá afectado por ellas, pero no son definitivas: señalan, pero no obligan.

Es ahí donde podemos introducirnos y cambiarlas en nuestro favor.

¿Cómo conocerlas de antemano? Conociendo los principales movimientos planetarios que afectan a nuestro signo (de esa manera en que las fases de la luna afectan a las mareas) y actuando en consecuencia.

¿Cuáles son los fenómenos astrológicos más relevantes que debemos considerar para la planificación de nuestra vida? Esta es una selección de los más relevantes.

Conjunción Sol-Luna

Se trata de una situación particularmente beneficiosa para quien inicia un tratamiento médico: si la medicación se inicia en el octavo día de esta conjunción, será más efectiva. Se cree que la conjunción de ambos astros relaja los fluídos, incluída la sangre, las mareas y las relaciones humanas. Tiempo de quietud y estabilidad.

Sol en Cáncer

Ocurre en junio, cuando la distancia entre la Tierra y el Sol es más amplia. Es un perido en el que es mejor evitar actividades físicas intentas, pues el biorritmo de la Tierra ordena descanso y serenidad.

Sol en Capricornio

En enero: marca un momento en el que deben redoblarse todos los esfuerzos, particularmente los espirituales.

Marte en Leo

Un momento en que todos los negocios se encontrarán en apogeo y con muy buenas posibilidades. Todo contrato que inicie en este evento tendrá grandes posibilidades de triunfo. Algo que incluye las relaciones personales. Hay que llevar prendas rojas.

La astrología, una vez que se conocen los eventos más influyentes en nuestras vidas, puede ser un medio efectivo para planificar los caminos a tomar. Atendiendo a la astrología y los movimientos más vitales de los astros, es posible:

1. Hacernos una imagen de las tendencias diarias en nuestro carácter, psique, habilidades y salud. Cada día, gracias a los astros, podemos conocer a fondo nuestras destrezas y limitaciones.

2. Prepararnos para un futuro adverso, cultivando lo mejor de nosotros mismos para enfrentarlo. Con la astrología podemos apura la productividad, el estudio, la serenidad ante temporadas inminentes de vacas flacas.

3. Realizar una correcta elección de la pareja.

4. Planificar exitosamente los negocios y trabajo, y todo lo relacionado con el bienestar material.

5. Avanzar hacia un mejor equilibrio cuerpo-mente, y en la mejor consecución de un tratamiento médico efectivo, si el caso lo amerita.

6. Ser, sin duda, mejores personas, más francas, generosas y honestas con nosotras mismas, y con el mundo.